dilluns, 10 de febrer de 2014

Colonia Claudia Ara Agrippinensium

Podría escribir sobre esta ciudad largo y tendido. Tanto es así que no sé por donde empezar...

El Rin que divide la ciudad. A un lado el casco viejo, donde se desarrolla casi toda la actividad de la ciudad. Donde encontramos Heumarkt con sus incontables Kneipen (bares alemanes) y el Altmakrt con su ayuntamiento.

El monumento más conocido de toda la ciudad y, según mi opinión, con fama merecida: Dom, la catedral de Colonia. Construida en el 1248, más bien reconstruida, sobre la bases de la antigua catedral que se quemó. Con estilo gótico y digna de visitar. Guarda el tesoro de los Reyes Magos supuestamente con sus reliquias.

El Hohenzollernbrücke, puente para curzar hasta el barrio de Deutz. Muy característico y con cientos de candados que las parejas cuelgan de sus barandillas para simbolizar su amor eterno, por supuesto, arrojando la llave al Rin.

Gross Sankt Martin, una de las muchas iglesias románicas que existen en la ciudad. Una de las más bonitas en mi opinión, donde canta un coro que te deja sin habla.

Los parques como el Aachener Weiher o el Volksgarten para ir a hacer una barbacoa en primavera/verano.

Los cafelitos en el barrio belga con sus hipsters.

El Karneval a las 11.11 en Heumarkt terminando en Zulpicherstr. y los baruchos cutres llenos de alemanes borrachuzos.

Y el paseito de vuelta a casa por la Severinstr. con sus tiendecillas de barrio.

Al final si lo pienso, todas estas cosas son las que echaré de menos cuando me vaya.

¡Prometo fotos para ilustraros! Más info sobre la city.

Elena

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada